IX ÉPOCA

30.12.06

Como al principio

"Nunca, ni en la más extensa de las duraciones, los hombres que produjeron nuestras sociedades y nuestras nociones han tenido la revelación de la metamorfosis que sufrían durante la plurimilenaria separación del fondo pastoso, de la physis en la que estaban presos. Por convención, se cuentan tres millones quinientos mil años de surgimiento zoológico, luego cuarenta mil años de Prehistoria, y luego nueve mil años de Historia humana. Aquello en lo que nos convertimos tan lentamente se nos escapa cada día más. La opacidad cotidiana, la aplicación minuciosa, la determinación ansiosa constituyen nuestras vidas. No dejamos la selva un día. No abandonamos la recolección un día. No inventamos la caza un día, ni otro el arco, ni otro el perro, la familia, el arte, la muerte. El primer destino de la especie humana no fue luchar contra la naturaleza, tal como la razón y la racionalidad moderna quisieran hacerles creer a sus herederos. Comenzamos fascinándonos con las fieras. Imitamos el grito que lanzaban para matarlas. Las sirenas de Homero tienen alas de buitre y reinan sobre blancas osamentas." P. Q.

Los acontecimientos de los que da cuenta la radio esta mañana bien justifican el párrafo anterior. ¡Qué fiereza!

2 comentarios:

Anónimo dixo...

¿a qué comentarios te refieres?

R. López dixo...

Lo puedes ver hoy en primera página de cualquir periódico