IX ÉPOCA

18.5.09

Los inmorales nos han igualao

No hay nada nuevo bajo el sol, y por encima, cada vez menos. El mundo es un puro bucle. Unos nacen y, a ver qué pasa; otros mueren para poder ser ensalzados tras el óbito; los demás, trasitamos, más o menos ciegos, entre uno y otro punto.
Se me ocurrían algunas cosas que comentar, al hilo de lo que está cayendo, cuando me vino a la mente la letra de un tango que debemos a la lucidez de Enrique Santos Discépolo en 1930.
Diálogo entre el presentador y el cantante Julio Sosa:

--La vida es así... Y no somos nosotros quienes la vamos a cambiar, ¿eh?
--Si, viejo, pero pasa cada cosa que uno se siente arrepentido de haber nacido...
--¿Por qué lo dices?
--Lo digo porque actualmente uno no sabe quién es quién; todo es grupo, todo es papel pintao, viejo.
--Tienes razón, pero no hay que hacerse mala sangre. ¿Quiere que le prepare un trago para calmar los nervios?
--Si, mire, prepáreme un "discepolín", bien amargo.
--¿Cambalache?

Copio, pego y escucho: (mejor si se abre el enlace "en una pestaña nueva"y se va siguiendo el texto).

Que el mundo fue y será una porquería
Ya lo sé.

En el quinientos diez
Y en el dos mil también;
Que siempre ha habido chorros,

Maquiavelos y estafaos,
Contentos y amargaos,
Valores y doblez,
Pero que el siglo veinte es un despliegue
De maldá insolente
Ya no hay quien lo niegue;
Vivimos revolcaos en un merengue
Y en el mismo lodo todos manoseaos.
Hoy resulta que es lo mismo
Ser derecho que traidor,
Ignorante, sabio, chorro,
Pretencioso, estafador.
Todo es igual; nada es mejor;
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazaos, ni escalafón;
Los inmorales nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
Y otro afana en su ambición,
Da lo mismo que sea cura,
Colchonero, rey de bastos,
Caradura o polizón.

Qué falta de respeto,
Qué atropello a la razón;
Cualquiera es un señor,
Cualquiera es un ladrón.
Mezclao con Toscanini
Va Scarface y Napoleón,
Don Chicho y Marimón,
Gatica y San Martín.
Igual que en la vidriera irrespetuosa
De los cambalaches
Se ha mezclao la vida,
Y herida por un sable sin remaches
Ves llorar la Biblia contra un calefón.

Siglo veinte, cambalache,
Problemático y febril;
El que no llora, no mama,
Y el que no afana es un gil.
Dale nomás, dale que va,
Que allá en el horno se vamo' a' encontrar.
No pienses más, hácete a un lao,
Que a nadie importa si naciste honrao.
Si es lo mismo el que labura

Noche y día como un buey,
Que el que vive de los otros,
Que el que mata, que el que cura
O está fuera de la ley.

Lo que valía para el XX sigue valiendo para el XXI.

Y lo que te rondaré, morena.


7 comentarios:

LOBITO dixo...

La letra de algunos tangos, pone un punto de negatividad en lo cotidiano! A pesar de la sensualidad del baile y el dramatismo del bandoneón...Poesía trágica, no libre de realidad pura y dura. Expresiones tal vez algo desfasadas, por supuesto acordes con la época y fiel reflejo de los lamentos de los mal queridos. Si hubiese sido la letra de un fado... tal vez sería peor? En fin. Mañana tal vez sea otro dia.

Galopin dixo...

En realidad, estimada Lobito, el punto de negatividad lo tienen las letras de TODOS los tangos. ¿Has escuchado alguno alegre? No sería un tango. La esencia del tango es la tragedia,la denuncia de la cotidianidad y los amores malditos. Aunque sospecho que Marcos ha querido tirar en esta ocasión por el lado de la denuncia de los impresentables que lo invaden todo.
Por cierto, la versión que me gusta es la de Adriana Varela.
Chaucito, que diría un porteño.

Marcos Andion dixo...

El tango, Lobito, es la venganza poética del perdedor, incrustada a la altura del quinto espacio intercostal de lo que hay. Es la expresión de la crueldad del machismo vencido; la exaltación de la pasión despechada; la nostalgia envuelta en determinación vital.
El tango es una descarnada crónica social, que ha vencido el pudor para exhibir el dolor que moja las calles de la ciudad.
Es como un blues brutal, carnal, cuando es nostálgico y lidia con el tiempo, más que como un fado, por definición fatídico (fado = hado, destino). En última instancia, y coincidiendo en su condición urbana, podríamos decir que es el rap de comienzos del siglo pasado, que no se abandona al tiempo sino que pretende enfrentarlo, aún en la seguridad de la derrota.
En el tango, tan sólo el tiempo y las mujeres vencen, en una pírrica y fugaz victoria; pero hay escasas pruebas de que ello derive en aceptación o abandono al fado, o destino. Yo veo el tango más como la exaltación del punto de vista del perdedor, en un intento dramático de escupirle el sufrimiento al vencedor.
En cuanto baile, el tango es la sublimación descarada de la incitación sensual, con todas sus secuelas de placer y dolor, en una escenificación equívoca de dominio y sumisión, desmentida por la exigible coordinación de los bailarines. ¡¡Uff!!
La vida misma, que diría de ponerme ordinario.

Marcos Andion dixo...

Galopín: caliente, caliente.
En realidad, mi íntima intención era la de poner de relieve lo intemporal de algunas cosas. Santos Discépolo dice en este tango, en 1930 (y por eso citaba la fecha), cosas idénticas a las que estamos diciendo tú o yo a diario, 80 años más tarde. Nosotros hacemos blogs, grafitti, manifestaciones; los porteños lanzaban su disconformidad en lunfardo y a golpes de bandoneón, escandalizando con sus cuerpos a quienes los oprimían pero pagaban por oirlos y verlos. Y todos con la misma finalidad: que alguien nos crea y se una a nosotros.

LOBITO dixo...

Rediez y que otra cosa dije, pero con menos texto? Galopin... no hay ninguna letra alegre en los tangos ni nada divertido en un fado... son justamente la forma elegida por los oprimidos de expresar su disconformidad...
tu sospecha de por donde tiraba Marcos es la justa... y fácil de entender.
Marcos ya sé lo que es un tango, ademas de haberme leido todo eso en mas de una ocasión... habrá que pensar en algún otro tipo de expresión? asi que han pasado 80 años?
Que el dia sea leve y cobremos a fin de mes por mover papeles a ritmo de Muse.

Marcos Andion dixo...

Lobito, Lobito: ¿ves alguna réplica a lo que dijiste en lo que dije yo? No la hay; solamente mi forma de expresar lo que el tango me sugiere, por mucho que lo mismo o parecido le haya sugerido a cualquiera con anterioridad.
Y lo hice a propósito de que tanto tu intervención como la de Galopín parecían poner el acento en el propio tango, que no traje a colación más que como un vehículo para poner en evidencia lo poco que la naturaleza humana cambia en 80 años, que son los que hay entre 1930 y 2009 (año más, año menos).
Salud, y un aforismo italiano: "Chi va piano, va lontano".
;)

LOBITO dixo...

No, pero si entendí a lo que te referias al utilizar el tango y su letra... por eso, hice referencias sutiles al tema, Queria hacer notar que en todo ese tiempo poco se ha modificado. Tan solo la forma de expresarlo. Algo se sigue haciendo mal... en fin...
Gracias por la aclaración Marcos... vaya fijación que tienes con Italia, no te sirve en inglés?

Saluti