IX ÉPOCA

11.11.07

Outono

A Alameda é só ausencia os domingos. Na cidade inóspita e bárbara, os pasos do poeta berran este outono no que as follas dos castiñeiros se resisten a morrer. Unhas follas que ninguén pisa porque ninguén habita estas rúas de memoria gris, na que se subhastan esqueletes a nonseicantos miles de euros o metro cadrado. Para inhabitantes.

Esta cidade sen vida, toda para Carlos Oroza camiñante sen norte posible. Nin desexado.

Él é noso. Esta non-cidade, de ninguén.

Querémoste Carlos, tamén por facer soar suavemente co teu andar, entre tanto silenzo, entre tanta estridencia, o salaio do tempo que se desfai sobre as lousas.

FOTOS: vigoblog.blogspot.com

5 comentarios:

Anónimo dixo...

Sabia quien era, solo viendo la primer foto. Menos mal, que nos queda Carliños, me siento orgulloso de su amistad y de compartir café y mantel, algúna vez con Él. Que sencilla y bonita es la vida, actuando con honradez y raciocinio. Sobra todo lo demás, claro que no falte el amor.

otro anónimo dixo...

...y el chachachá!

Anónimo dixo...

Que bonita es la libertad, cuando no se tienen ataduras, de empresas, dinero, partidos, chalets, coches, vacaciones y un largo etc. Quisiera ser libre como Oroza.

Anónimo dixo...

El personaje y la foto no tienen desperdicio. Transmiten esa serenidad y paz que hace tiempo ya perdimos.
Dejarlos asì, se lo merecen.

Anónimo dixo...

Evidente, en eso estamos, pues somos pocos sus buenos amigos. Si le quieres y te identificas con él, eres amigo amigo y de la humidad buena.