IX ÉPOCA

18.8.10

Irresponsables a costa dos nosos impostos

Despois de ler a entrevista a Sony Kapoor imaxinei que ocorriría se no convenio de transportes os conductores tivesen un plus de productividade que os animara a superar os límites de carga, de velocidade e a non cumplir co numero de horas permitidas de conducción. Unha claúsula adicional establecería que no caso de accidente, sanción ou perda de carga, os custos serían pagados polo Estado, é decir, cos nosos impostos. Permitiríamos unha situación así?
Pois, polo visto, é o que pasa cos grandes executivos como os directores de bancos e caixas.
Gayoso, Mendez, Pego, e cia. conduciron irresponsablemente as caixas galegas e agora pagaremos máis de 1200 millóns de euros para reparar os daños.
E eles seguen mandando... Que vergoña!!

2 comentarios:

Marcos Andion dixo...

O sea que, según Kapoor, los bancos no son más que un instrumento para robar y sus directivos se premian cuando logran más latrocinios; asumen riesgos excesivos porque no tienen que pagar los destrozos; captan fortunas importantes ofreciéndoles trampas para que no paguen impuestos, y, si finalmente todo sale mal, ellos siguen ganando porque tienen la sartén por el mango y nosotros somos el tocino que se fríe.
Y ese invento que es la bolsa se revela como lo que sospechábamos, cuando la mitad de las decisiones de comprar o vender las toman unas máquinas irracionales.
Seguir, a estas alturas, con la matraca de que el mercado tiene las claves de la prosperidad y la felicidad es la prueba de que, aunque la realidad comprobable diga que el sistema es perverso, si los bancos dicen lo contrario seguimos encomendándoles que nos conduzcan buenamente hacia la recuperación.
Pero, ¿la recuperación de qué?
El caso es que esta fase financiera del capitalismo es un modelo perverso, agotado y demoledor. Pero se basa en un principio incuestionable: la democracia está secuestrada por unos pocos, conscientes de que la riqueza es un privilegio y, por tanto, prerrogativa de pocos. La miseria es para la mayoría.
Urge que cambien las cosas, pero no habrá cambio alguno mientras sigamos soportando que la política sólo es aceptable si seguimos las instrucciones de quienes sólo pretenden aprovecharse de nosotros.

Raquel López dixo...

Estoy cansada de decir en esta blog que Julio Fernández Gayoso es un bicho de mucho cuidado.