IX ÉPOCA

15.2.10

Como ursulinas

Corría el siglo X de nuestra era y en un monasterio cerca de Colonia se encontró un documento en el que se refería la historia del martirio de Santa Úrsula y sus compañeras. Había una inscripción en latín: " Dei et Sanctas Mariae ac ipsarum XI m virginum " . Diez siglos después, Enrique Jardiel Poncela se preguntaba en el título de una de sus obras, ¿Pero, hubo alguna vez 11.000 vírgenes? Pues no, nunca las hubo, juntas, claro. Del mismo modo que nunca hubo en Galicia una manifestación con 300.000 participantes, ni siquiera con los 83.312 con los que la "imaginación contable" de la Policía Municipal pretendió tapar el culo al aire que se le había quedado al alcalde.
En su momento, los cristianos mantuvieron la ficción de que
XI m debería traducirse por 11 mil, cuando lo que quería decir era 11 mártires. De haber querido poner mil, los romanos hubieran escrito M, que en su numeración no hay minúsculas.

Un siglo más tarde que Jardiel Poncela, un señor que se metió en el berenjenal de juntar gente sin tener en cuenta que los otros le iban a contar los que no iban, para refregárselo por las narices, no se cortó un pelo en mentir a lo grande.

Como, al parecer, Caballero anda tan necesitado de gentío como aquellos antiguos cristianos de vírgenes, se puso bocazas y largó lo de los 300.000, en plan
falabarato. Bueno, vale; vamos a adjudicarle el despropósito a la euforia, porque, efectivamente, fue mucha peña a la manifa.
Lo que no sé muy bien es de dónde habrá sacado la euforia del momento la Policía Municipal, cuando un par de días después se inventa eso de los 83.312 manifestantes. Sí sabemos que, echando mano de la cuenta de la vieja, se pusieron a multiplicar metros cuadrados arrancados a las mismísimas obras de Policarpo Sanz, a la ampliación virtual de la Porta do Sol y a suponer atiborradas las calles por las que circuló la manifestación.
Por si el desafuero no está claro:
1.-No es cierto que aún hubiese manifestantes en Vía Norte cuando ya entraban en Porta do Sol. Se podía cruzar Urzáiz a la altura de Cervantes cuando empezaban a entrar en la PS.
2.-Entre VN y PS hay 1.100 metros con una calzada de casi 10 metros de ancho, en Urzáiz, y la mitad útiles para el tránsito en Policarpo Sanz.
3.-Si se multiplican 1.100 por 10, nos salen 11.000 metros cuadrados, no los 20.828 con los que mintió la Policía Municipal.
4.-La PS tiene una superficie de 4.350 metros cuadrados, que, sumados a los otros 11.000 del itinerario y multiplicando por 4 el total, nos salen 61.400 manifestantes virtuales.
5.-Si reducimos a la mitad (por lo menos) la calzada de Policarpo Sanz (maldita la hora en que se hicieron las obras, habrá pensado Abel) y dejamos en un número razonable las personas que caben en un metro cuadrado y en marcha (huecos provocados aparte), las cosas se reducen considerablemente.
6.-Ustedes créanse lo que quieran, pero yo digo que en la PS podría haber 17.400 personas (paradas y apretujadas) en sus 4.35o metros cuadrados y poco más cuando la cola llegó y se integró. O sea, que decir que no hubo más allá de los 15.000 es lo sensato y lo más cercano a la realidad.

Pero la Policía Municipal multiplica el triple de espacio ocupado, por 4, que son los que dicen que caben en un metro cuadrado. Píntenlo en el suelo y traten de meterse cuatro sin rebasar la raya, que al lado hay otro igual de lleno; pónganse luego a andar y a ver si no se tropiezan yendo dos por cada metro cuadrado; fíjense ustedes lo bien espaciaditos que iban la mayoría de los que manifestantes (un servicio de orden se encargaba de que no se apelotonasen, guardando las distancias) y ya me dirán si se puede decir que la manifestación discurrió ocupando las dos aceras de Urzáiz y sobre los socavones de las obras de Policarpo Sanz, con todos los participantes amogollonados a cuatro por metro cuadrado y caminando de puntillas.

El método no es nuevo, porque aquí ya se ha ensayado en el PXOM con la urbanización de la Plaza de España, donde se contabilizaron, a efectos de edificabilidad, metros cuadrados correspondientes a calzadas y al paso subterráneo, con el fin de que la superficie sobre la que calcular la edificabilidad fuese mucho mayor que la real. Lo mismo se había querido hacer mucho antes, en la famosa Parcela de Pizarro, donde se contabilizaba como zona verde el talud sobre Pizarro, con lo que nos hubieran obsequiado con una plaza casi vertical, claro que con verde.

Lo cierto es que el día 9 de febrero, fecha que pretenden elevar a los altares como si de Santa Úrsula y sus once mil vírgenes se tratase, se juntaron en la manifestación convocada por el alcalde, no más de 15.000 personas, siendo generosos. Yo las conté, con grandes dosis de paciencia, y no fui el único que coincidía en la cifra real: entre 12.000 y 15.000. (la foto de la manifestación corresponde a las movilizaciones del metal. Aún había un montón más en la Praza de El Rei y Camelias. Se dijo que había 20.000).
Comentaba en otra ocasión que sufrimos un anumeralismo desaforado. Aquí se le llena la boca a cualquiera a partir de frases como "Había la hostia de gente", o "Mogollón de peña, ¿no?". Pero nadie es capaz de cuantificar la hostia o el mogollón.
Este tipo de exageraciones es paradigma del conocido como "efecto boumerang", que, una vez lanzado, se vuelve contra el lanzador. Pero la escalada de cantidades que hemos padecido desde siempre (¿recuerdan el millón de Corina con la Volvo?) no es resultado de analizar la realidad y contarla, sino de comparar ganando.
Sin embargo, a estas alturas, conviene decir que sí, que hubo mucha gente en la manifestación, y que fue mayor que casi todas las anteriores; pero es que en las anteriores tampoco había ni la décima parte de los que se dijeron.
¿Y los periódicos y los periodistas?, ¿no saben contar? Pues no es que no sepan, es que no lo hacen, para evitarse broncas como las que hubieron de sufrir los responsables de algún medio que no se atrevió a dar más de 20.000 manifestantes. Al parecer, la cosa sentó fatal en el entorno de la Alcaldía, y el enfado, casi con sugerencias de contubernio con el enemigo, se hizo llegar a los responsables de haberse acercado más a la verdad.
Porque, como vemos casi todos los días, para nuestros munícipes la realidad es "esa jodida cosa que se empeña en no resultar como nos conviene". Y, claro, algo habrá que hacer con la realidad si ésta contradice sus designios: se la ignora, se la pinta del color que se le antoje y a esperar que nadie se ponga a levantarle el velo con la que la han cubierto.
Nuestros (más bien, suyos) munícipes se han metido a ursulinos/as y, arrimando el ascua a su sardina, si unos traducen m por mil, ellos hacen que 15.000 sean 300.000. como hicieron con lo del dinero para comprar lo de la Pinacoteca.
Pero... ¡qué buenas son...!

Todo eso lo saben el alcalde, el teniente de alcalde, el concejal de tráfico, la señora de la limpieza, el jefe de la policía municipal, el sursum corda y yo, sin ir más lejos.

Pero yo no tengo por qué mentirles a ustedes.

9 comentarios:

Anónimo dixo...

habrá alguien inteligente entre sus votantes??? peor politico creo que no lo ha habido en la historia

Lalo dixo...

Pois non. Non creo que haxa ninguén intelixente entre os seus votantes porque semella que toda a intelixéncia do mundo está concentrada en ti, anónimo.

Pois dende logo, nesa manifa había os que había e non estaba eu e supoño que moitos coma min que non poidemos estar. Penso que de seguir adiante iso da fusión "Galicia Nova", o Fraga vai voar, non creo que, de haber unha soa caixa, se vaian a facer a competencia contra eles mesmos.

Anónimo dixo...

La manifestación es un pretexto, es una jugada maestra del alcalde, yque posiblemente le permita ganar la alcaldía. Para analizar lo que ha ocurrido con cierto rigor, hay que tener en cuenta la naturaleza humana, nuestra especie ha sobrevivido por su capacidad de adaptación al medio, lo que implica que es capaz de colaborar con los otros, para que este mecanismo tenga éxito es imprescindible que no se cuestione la importancia del grupo, ni la importancia del líder. Estas cuestiones, que son difíciles de explicar en tan pocas líneas, se basan más en aspectos emocionales que cognitivos. Para provocar este reforzamiento del grupo es necesario buscar un enemigo común, y eso lo ha hecho muy bien el alcalde. Se trata de que el líder, que es él, grite “Nos atacan, defendámonos”. Entonces operan las emociones, los vigueses que han asistido a la manifestación, en su mayoría, no han hecho un análisis económico de las consecuencias de la fusión. El único mecanismo que opera es el emocional “Vamos a defender Vigo”, esta sensación gregaria, de que lo importante es el grupo es muy fuerte, pensemos que ha sido la que nos ha protegido como especie a lo largo de miles de años.
Después de celebrada la manifestación es importante trasmitir a los que no han ido (que son la mayoría de los vigueses) que la ciudad está unida, el alcalde dice: fue todo Vigo, fueron trescientos mil… Ante esta afirmación hay poco que hacer. Sus palabras buscan un efecto emocional, asumir que fueron menos, parece que te estás diciendo a ti mismo que el grupo, es decir Vigo, no está suficientemente unido, esto provoca inseguridad, por lo tanto aunque nadie, absolutamente nadie crea, ni por un momento, que la cifra del alcalde es real, el sistema emocional de los vigueses hace que sientan que ha sido un éxito y que tenemos un alcalde valiente. Todas estas estrategias refuerzan mucho al líder, que se personifica en la figura del alcalde, todo esto está unido con algunas actuaciones paralelas por ejemplo dejar los escombros en el puerto, otro mensaje emocional: Aquí mando yo.
Por lo tanto, lo que ha hecho el alcalde, es de manual, hace varios cientos de años Maquiavelo dejo esto muy claro es su libro “El príncipe”. Este tipo de manipulaciones, nos empobrecen como sociedad, pero siempre tienen éxito.

Anónimo dixo...

a la manifestación del día 9 asistieron muchísimos ciudadanos que se manifestaban por primera vez. Cuando el alcalde habló por los altavoces desde al Puerta del Sol, las cola de la manifestación estaba por la farola de Urzáiz. Muchos supusieron que éso era todo y se retiraron a sus casas. No fueron hasta la Puerta del Sol. Era tarde y al día siguiente tocaba currar. Me parece que los números de manifestantes de los que se habla están un poco adelgazados de más. Los que fuimos sabemos que pocas veces en Vigo se ha visto manifestación semejante. Esa es la verdad y aunque seáis partidarios de la fusión a la fuerza de Caixanova con Caixagalicia conviene que la sepáis

Anónimo dixo...

a algunos le cuesta comprender que los ciudadanos fuimos a la manifestación libremente y sabiendo lo que hacíamos. Lo menos que se puede pedir es respeto. El nivel que se veía por allí era muy bueno, gentes de todas las edades, de todas
las ideas políticas incluidos muchos del Bloque y del pp. Aunque no os guste fue así

Marcos Andion dixo...

Vamos a ver, queridos anónimos que no parecéis enteraros de algunas cosas:
¿Alguno de vosotros cree que había 300.000 u 83.312 manifestantes?
Si Caballero estaba hablando y la "cola" estaba en la farola de Urzáiz, ¿dónde estaba la marea humana que desde allí se desparramó por las calles adyacentes: los 60.000 que se fueron para casa sin llegar a la Porta do Sol?, porque yo no los vi.
Efectivamente, como digo en el post, fue una de las mayores manifestaciones que se celebraron en la ciudad (la mayor, no). Pero lo que se critica en este artículo es el ANUMERALISMO que impide a la mayoría ajustarse a la realidad y confundir muchísima gente con centenares de miles.
Yo me tomé la molestia de contar los manifestantes, a la altura del McDonald's de Urzáiz; ¿dónde estábais contándolos vosotros?
¿De dónde sacaste, penúltimo anónimo, que somos partidarios de la "fusión a la fuerza"? ¿Te has tomado la molestia de leer (y esforzarte por comprender) otros artículos sobre este tema que hemos publicado y están a tu disposición?
Esto es lo triste de la sociedad que vivimos: o conmigo o contra mí. Y ya no hay más raciocinio.
Aquí no se trata de si nos gusta o no, porque lo único importante es la realidad. Pero la abducción de mentes que ha conseguido esta parcelación partidista que padecemos es de lo más lamentable.
En fin: leer no es sólo pasar la vista sobre lo escrito; hay que comprender lo que se ve en ello.
Ciertamente, me gustaría encontrarme con alguna aportación sobre la realidad de las cajas gallegas; algo sobre las razones de una u otra posturas, en lugar de diatribas y procesos de intenciones sobre lo que se dice.
En fin, repito: que San Blas os conserve el oído, porque la vista no os la arregla, creo, ni Santa Lucía.
Una lástima.

Blog A dixo...

Siempre se miente en la cifras de la huelgas, recuerdo una de Vulcano que estaban 3.000 trabajadores en Renfe y mi padre que estaba allí dijo que no eran más de 800, pero a saber.
Me aventuro a decir que esto es un poco una lucha entre norte y sur, cuando caixavigo se unió a caixa Pontevedra y caixa Ourense, no pasó nada, pero los vigueses tenemos una rivalidad con Coruña y aunque parezca una tontería es lo que escuchas en la calle. Nadie aporta datos reales de por qué la fusión o por qué no. Unos dicen que si se pierden puestos de trabajo, que si perdemos obra social, becas en los institutos, ayudas para vitrasa y otros dicen que si no fusionamos las cajas gallegas, terminaremos uniéndonos con cajas de fuera de Galicia y nuestro dinero se irá de Galicia. Todo hipótesis y nada concluyente.
Yo en principio me quedo como estoy y me decanto por la no fusión
No he podido leer todos tus artículos sobre el tema, pero me daré una vuelta por tu blog
saludos

Blog A dixo...

Se me ha notado el viguismo, queria decir en la estación de Renfe no en Renfe.

BarbarosCeltas dixo...

EL ATENTADO DE FEIJOO
El Constitucional confirma el atentado de Feijóo contra los órganos de gobierno de las cajas gallegas. Un presidente de todos los gallegos no se dejaría llevar por su ambición para reformar una ley con artículos anticonstitucionales para privar de derechos a los miembros de una caja de ahorros que no está de acuerdo con su imposición de fusionar las dos cajas gallegas. Siguen existiendo en alguna parte del planeta repúblicas bananeras para personajes como Feijóoo. El fin NO justifica los medios. Basta de manipular y mentir. Aun hay muchos vikingos que entienden por la galleguidad algo muy diferente a lo que nos han querido vender: destruir 1.300 puestos de trabajo, cierre de 300 oficinas y politización descarada de las cajas de ahorros, por un encuentro de intereses entre el PP y el BNG. En realidad salen bien en la foto, son tal para cual, nunca la derecha estuvo tan cerca de la izquierda...