IX ÉPOCA

30.9.09

Mexan por nos

Lo del Auditorio roza los límites de lo tolerable. Entre todos los implicados han logrado escenificar un "mexan por nos e temos que dicir que chove" de muchos quilates. Amparados en cualquier cosa, los responsables de Sacyr-Caixanova y del Ay untamiento (también conocido por Casa Con historial) vuelven a aliarse para dárnosla con queso.
Ahora resulta que los expertos prospectores del "aquí te pillo, aquí te mato" municipal han dado, por fin, con la ubicación ideal de la Biblioteca Estatal: lo que iba a ser Centro Comercial del emblemático Auditorio de Beiramar. En un rapto de sublime colaboración, los responsables de Sacyr-Caixanova se manifiestan dispuestos a considerar la pretensión municipal de albergar lo de la Biblioteca en su proyecto, previo pago de lo que decidan que valen los 4.000 metros cuadrados que se pretenden convertir en biblioteca en la planta baja del edificio.
¡Fascinante! En plena crisis constructiva, con los problemas financieros que nos inundan, una sociedad de fortuna entre una promotora y una financiera (la UTE Pazo de Congresos, S.A.), ha conseguido vender lo invendible a quien les otorgó la concesión para hacer su negocio a cambio de proporcionarnos a todos un fabuloso Auditorio semi público, dentro de un emblemático edificio. Bueno, aún no lo han hecho, pero están en ello: "Somos receptivos, la voluntad es buena y lo trataremos en una próxima reunión con el Ayuntamiento", dicen que han dicho. Faltaría más.
De la pérdida de inversión que supone este giro en el convenio entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Cultura para que éste financie la construcción de la Biblioteca, nada de nada. Porque no es lo mismo construir un edificio (que pudiera venirnos bien) que comprar lo que, de todos modos, habría de construirse. O sea que, en lugar de disponer de una Biblioteca ex novo, nos iremos de okupas a la planta destinada originalmente a perecederos, moda, perfumería, todoacién, electrónica y todas esas cosas que se nos ofrecen en los centros comerciales ad hoc, que podrá habilitarse en obra para el nuevo destino. La sospecha de que cuando se dijo lo de la Escuela de Artes y Oficios era un globo sonda y ya se tenía en mente la variante Auditorio es insoslayable.
Confiados, también, en la creencia de que la memoria popular suele ser frágil, que los periódicos no suelen llamar la atención sobre los mamoneos que se traen en cuanto a superficie edificable, plantas y plazas de aparcamiento, y que Por tela se traga cualquier cosa, unos y otros han conseguido el triple salto mortal en el vacío, pero con red.
El colmo de la desfachatez me parece a mí eso de que tengamos que creernos que ha sido una iniciativa municipal la que solicitó el cambio de uso de comercial a cultural de aquellos 4.000 metros cuadrados. La lógica más elemental nos tiene que sugerir que ha sido al revés. Después de las vueltas sobre la ubicación de la Biblioteca, el aparato de imaginación contable de Sacyr-Caixanova ha logrado su primera venta y, consiguientemente, su primer cautivo para su concesión. Ya no habrá que andarse buscando franquicias que albergar en la zona destinada a comercio (una de las fuentes de ingresos del proyecto privado/público), porque se lo van a vender al mismo que les otorgó la concesión para el negocio (que lo pague el Ministerio es irrelevante, porque pagaría cualquier otra obra propuesta por el Ayuntamiento para aquel fin). Y ¿qué se apuestan a que no habrá dificultad alguna para que la inversión del Ministerio de Cultura se haga contando con una graciosa hipoteca de la mismísima Caixanova? Así, todo queda en casa, ¿verdad?
Y así es como comienza a cerrarse el círculo de este proyecto de faraones, que comenzó con un presupuesto de ejecución de 154,5 millones de euros, que se quedaron, tras sucesivos recortes, en 86,5 millones, lo que equilibra aproximadamente los 84 millones de euros por los que la concesión fue adjudicada. De esa cantidad habrá que recortar los 5 millones de euros que aportará la Administración Autonómica, a mayor gloria del señor Caixanof (el de Caixanova, ¿no?), por lo que se les queda todo en 81,5 millones de euros.
Para qué volver a dar la lata con lo de todos los tajazos propinados al proyecto inicial: inicialmente, 90.000 metros cuadrados de edificación, que se han quedado en 48.000; inicialmente, 927 plazas de aparcamiento en cuatro plantas subterráneas, que se quedaron en 325 plazas en sólo dos plantas; inicialmente una zona comercial, que se convierte en Biblioteca Pública, a precio (seguro) de metro cuadrado residencial de primera línea de costa; inicialmente, hotel con 180 habitaciones, que se quedan en 120; inicialmente, obra terminada en 2004, que ya veremos en qué y en cuando se queda... Un revoltallo de cifras, usos, trueques, apaños, recortes, lloradas, olvidos y engaños, convenientemente empaquetados en el clásico mamoneo, que da igual si están reflejados con exactitud o no.
Y todo por la sencilla razón de que lo suyo en una entidad de ahorro es ahorrar, ¿no? Pues eso, que por mucho que diga su concesión, las huestes de Caixanof se han ahorrado: siete mentros de altura (bienvenidos), 602 plazas de aparcamiento, 2 plantas subterráneas (las más caras de construir en la proximidad del mar), 60 habitaciones de hotel, el "marrón" de tener que vender una zona comercial en una ciudad ya casi saturada de ellas y 5 millones de euros que pondrá la Xunta.
Y el caso es que no dice en ningún sitio que no nos vengan con otras parecidas, que esto de gastarse los cuartos en construir ya no es el mismo negocio que era antes de pincharse el globo.
Si es que no hay nada como echarle imaginación a las cosas.
En fin, como siempre, que esto se parece cada vez más a las clásicas muñequitas rusas; que en una caben la tira de ellas:
¡Matruska la tripa, trinka la tropa!

9 comentarios:

Séneca dixo...

LO DEL AUDITORIO ES DE TRACA, así co mayúsculas que es como se grita en la red.
Lo de la ubicación de la bilbioteca es risible si no fuera uno de los desaguisados a los que nos acostumbran.
En fin, que sigue el cacao municipal soltando perlas y haciendo lo que le da la realsíma gana.
Un saludo desde Vexovigo y pasaros por el blog cuando queráis, se agradecen los comentarios.

L. Pardavila dixo...

Unha vez máis a ubicación dun servizo público importante decidese por unha arroutada. Neste caso cos "alicientes" económicos sinalados no escrito de Marcos.
Dado que a biblioteca só ten 40000 euros consignados nos orzamentos do Estado aínda cabe a posibilidade de que outra xenialidade a ubique nunha zona da cidade donde haxa usuarios e donde axude a revalorizar zonas que tanto o precisan. Como comentaba Manuel Bragado o pasado domingo, para que sirven os PXOMs se non planifican a cidade?

Galopin dixo...

¡Y luego nos asombramos de lo que pasa en Valencia!!
Y el tío Abel-Pagafantas estará como loco pensando toda la retahila de disculpas a cuenta de las futuras rebajas de los Presupuestos 2010.
¡¡Joo que tropa!!

Anónimo dixo...

¿Entonces la Biblioteca del Estado va a ser de Caixanova?

mar de Lempicka dixo...

Nunca entendín que ten que ver un auditorio cun hotel e un centro comercial. Unha cidade de 300.000 habitantes e segue sen un auditorio en condicións que xestionará Caixanova coa súa política cultural pechada ás novas tendencias. E agora o da Biblioteca, que pucherazo! Puaff

xos dixo...

Se desde o inicio do proxecto falaran dun complexo con auditorio e biblioteca, pois estupendo. Pero esta chapuza agora, é de coña. ¿E serve o mesmo deseño para un centro comercial que para unha biblioteca?

claudioataturk dixo...

Muy bueno el artículo de M.Andion.
El Auditorio no deja de ser un pelotazo más de la Caixa de Gayoso y para eso quieren estar al margen de la unidad con el norte.
Muy cerca el latrocinio y desfachatez del silo de coches en Bouzas que nadie denuncia y esto si es atentado paisajistico y bastante más que el de la CORINA de Castrelos.
Tenemos que ver Vigo en conjunto y no solo parcialmente pues de ello se aprovechan quienes no tienen otras ideas que el aprovecharse de los cargos públicos en colaboración con los medios "pagados" con el presupuesto municipal o sea el nuestro.
Saludos.
Ataturk.

andre dixo...

Así me gusta una biblioteca en el fin del mundo (a la mayoría de los vigueses le quedará donde Cristo perdió las zapatillas) por no hablar de ser un lugar donde los olores de la marea baja, serán un tanto chocantes

Otro nuevo CUVI, lejos de todo.

Marcos Andion dixo...

Por si faltara algo de información sobre el penoso camino que están recorriendo los centros comerciales:

http://www.elpais.com/articulo/economia/Paron/centros/comerciales/elpepueco/20091002elpepueco_1/Tes

Esto puede ilustrar, algo más, lo que de "pelotazo" tiene eso de venderle al Ayuntamiento una superficie de difícil venta tal y como van las cosas.