IX ÉPOCA

12.2.09

Tranqui, Mariano, aún van por la C

La renovación en el PP, con visos de "regreso a los orígenes", ha iniciado su andadura por el estrecho carril que significan los "ajustes de cuentas" internos. Para mí que la "renovación" ha elegido perder elecciones como forma de acabar con el reinado de Mariano, "El Breve".
Es lo único sensato que se me ocurre desde que, con aquel "push" del birrete contra la boina, Mariano colocó a los suyos al frente del PP gallego para que fueran perdiendo y pudiesen salvarse de la quema los de siempre.
Nadie me quitará de la cabeza que toda esta barahúnda de espías, tramas corruptas y escandalosas grabaciones telefónicas tiene su origen en las cloacas de Génova. ¿Será coincidencia que en cuanto se convocan elecciones salen a relucir las navajas traperas entre fracciones del PP? Ya daba para sospechar el que, cuando faltaba un poco más de un mes para las generales, se montara la trifulca aquella de Gallardón y Espe. A nadie con dos dedos de frente se le ocurre montar un sindiós como aquel cuando se está a punto de pedir la confianza de los electores. En buena lógica, el asunto se habría mantenido durmiente a la espera de los resultados, para armarla después, si hiciese falta. Pero, no; parece que se trataba de montar follón para que el Mariano perdiese las elecciones y, consecuentemente, dejase paso a la "renovación" de los de antes. Y ya no sé si pensar que lo del helicóptero con Espe y Mariano formaba parte de la trama.
Ahora, con las gallegas y las vascas a la vuelta de la esquina, nuevo follón interno en el PP. Porque, por mucho que el follón pudiera beneficiar al PSOE, lo cierto es que el escándalo se montó entre los de aquel partido: populares y ex populares contra populares y ex populares en los periódicos, en los juzgados...
Para mí que, fracasado el intento anterior de barrer a Mariano (porque no ganó las elecciones pero sí muchos votos), el viejo aparato aparentemente sujeto aún a los hilos del Don Aznar vuelve a la carga. Todo vale, con tal de perder de vista a Mariano.
El caso es que me ha dado por fijarme en que el asunto va por orden alfabético: primero la A (Aznar, Aguirre), luego la B (Botella, Baltar) y ahora le toca a la C (Carrera, Correa, Cortés). Tranquilo, pues, Mariano, que para la R todavía queda. Y todavía habrá que pasar por las europeas antes de que haya otras generales con las que lograr la tan esperada "renovación".
Por si acaso, Rajoy ya tuvo cuidado con que su "segunda" fuese alquien inequívocamente situada al final del abecedario: Soraya, Saéz de Santamaría (con tres eses, a ver quien le tose).
Lo del Garzón y el Bermejo me huele a "colada" como la del Wyoming a Intereconomía.
Los subterráneos de los partidos son, como los caminos de Dios, inescrutables.

1 comentario:

Galopin dixo...

En la afoto de tuttiquanti ayer en Génova no estaba Núñez Feij009... pero si estaba la Pastor... uuummmm.
¡Qué tropa!