IX ÉPOCA

9.6.10

Nuestro Silicon Valley

Iba a estar funcionando antes del año 2007, pero la Ciudad Tecnolóxica de Vigo (CITEXVI) sigue incompleta hoy.

La cosa costó una pasta, ya que sólo este edificio proyectado por el arquitecto vigués Alfonso Penela se ha llevado la friolera de 3.330.706 euros, pero sigue pendiente.

De acuerdo con la documentación recogida, este edificio debió ser entregado a la Universidad en marzo del año pasado, dos años después de comenzada su construcción, como se dice en el cartel de obra reproducido aquí.

Pero el hombre propone y la naturaleza dispone; así que el moderno edificio, un alarde de sustentación con sólo dos puntos de apoyo asimétricos respecto del cuerpo principal, parece no haber resistido bien su propio peso y la Universidad no ha aceptado recibirlo porque sufre problemas estructurales.

El edificio está completamente terminado, incluyendo un jardín de paneles solares dispuestos a su alrededor para proporcionar la energía limpia que debería hacerlo funcionar. Pero allí sigue, criando maleza en su entorno, porque parece que los problemas que han provocado grietas en su estructura no han sido definitivamente resueltos.

Aunque, con los clásicos retrasos en cualquier obra, la fecha de la entrega fue demorándose hasta comienzos de este año y el caso es que todavía sigue pendiente la decisión de la Universidad de hacerse cargo del edificio.

Y ahora, la extrañeza (relativa, claro) que nos produce el hecho de que ningún medio de comunicación ha dicho ni pío ante lo que, evidentemente, debería haber dado para todo tipo de reclamaciones. Algo tuvo que estar mal, sea en el propio proyecto arquitectónico, en los cálculos de las estructuras o en los del terreno sobre el que se ubicó, pero nadie ha hecho del asunto cuestión informativa.

El caso es que esta Ciudad Tecnolóxica se ha construido con financiación de los fondos europeos FEDER (deberían buscar otras siglas, porque por aquí, feder es feder), el Ministerio de Educación y Ciencia y la Consellería de Innovación e Industria de la Xunta de Galicia, quienes parece que no se sienten para nada obligados a dar cuenta de lo que hacen y de cómo lo hacen, ni de lo que dicen y cómo lo dicen.

CITEXVI será administrada por una sociedad anónima constituida mediante un convenio entre la Zona Franca, Caixanova y la propia Universidade de Vigo. Esta última ya ha dicho en privado lo que tenía que decir, negándose a recibir las obras, pero de las otras dos entidades, inversora y financiera respectivamente, nada se sabe hasta el momento.

Mientras por aquí todo quisque pretende hacer su "Silicon Valley", el Faro de Vigo recogía, en octubre de 2008, declaraciones de un portavoz de la Universidad en las que éste aseguraba que "el equipo de gobierno garantiza que las nuevas infraestructuras de investigación estarán listas en 2009". Está claro que contaban con que todas las cosas se harían conforme a lo previsto, pero no contaron con lo que se le venía encima al edificio de Penela. Por lo menos así se afirma en la referencia de Faro (9 de octubre de 2008) que enlazamos: "el módulo tecnológico-industrial, un barco anclado frente a Ingeniería Industriales que albergará a sus grupos, está prácticamente finalizado".

Al parecer, el edificio fue proyectado para, posteriormente, dar con el tipo de suelo que debería soportar la audaz estructura volada. Algo falló en el proyecto o a la hora de determinar la composición correcta del suelo y aparecieron grietas en la estructura de hormigón.

Claro que habría que determinar, con más precisión, si el error fue en el cálculo de la estructura, en el cálculo del terreno (hay quien asegura que el subsuelo rocoso que requería el diseño del edificio resultó menos sólido de lo esperado y cedió) o en la ejecución material, pero que el edificio lleva muchos meses terminado y sin poder ser ocupado es un hecho.

1 comentario:

Andrés dixo...

La Nave intergaláctica del CUVI