IX ÉPOCA

22.1.10

El tamaño, ¿importa?

Es fascinante; nos hemos colocado a la altura de los anuncios de Teletienda. Concretamente el que nos incita a aumentar el tamaño de nuestro pene (para quien lo tenga, claro), porque dice una que "yo no sé lo que dirán los demás, pero a mí me gustan grandes". O sea que, por lo visto, es el tamaño lo que importa, tanto se trate de miembros viriles como de Cajas de Ahorros.
Pues ahora viene el Obama y nos pone las peras al cuarto, con lo de que no quiere saber nada de grandes bancos, de grandes entidades financieras. Y pronuncia la frase más arriesgada que he oído a un gobernante desde que tengo uso de razón: "Nunca más el contribuyente va a ser rehén de un banco demasiado grande para quebrar". Y se dispone a una batalla (cruenta, sin lugar a dudas) para limitar el tamaño de las entidades financieras.
Y todo porque, además de haberse dado cuenta, ha llegado a la conclusión de que ha sido la desregulación del sistema financiero, la loca carrera por disponer de más y más clientes que respalden con su ruina las aventuras financieras, lo que nos ha metido en esta "merdé".
Y, como si de un gran descubrimiento se tratase, Obama les dice a los brujos de Wall Street que si quieren arriesgar en operaciones financieras lo hagan con sus dineros propios y dejen en paz los depósitos de sus clientes, a los que nunca preguntan si están de acuerdo con la jugada que preparan. Y, mientras tanto, que vayan ahorrando para pagar el impuesto con el que el gobierno federal pretende recuperar los centenares de miles de millones de dólares que les ha inyectado para pagar el rescate a los raptores.
Al parecer, Obama se ha lanzado a la batalla, supongo yo que con munición suficiente como para esperar ganarla, de meter en cintura la tiranía del sistema financiero, al que razonablemente acusa de habernos traído esta crisis a base de "ingeniería financiera imaginativa" y de los intercambios de "basura financiera" creada para aparentar cada vez mayor tamaño. Sí, sí; ya sé que las cajas no son exactamente los bancos, pero ¿hay alguien ahí que pueda decir que no son parte del sistema financiero y que no siguen las mismas pautas que los bancos en lo esencial?
Pues me parece a mí que el camino de los dos productos objeto de este comentario tiene los días contados. Por lo visto el famoso "jes extender" no extiende un carallo (sic) y ya se han producido quejas al respecto. A lo sumo, al parecer, consigue alargar el asunto medio centímetro de nada; y eso en caso de que aguantes el aparato mucho tiempo.
O sea que, en lo de las Cajas, vamos a dejarnos también de milongas sobre el tamaño, porque lo que realmente importa es la solvencia. El tamaño sólo garantiza poder; poder para especular con los dineros de los clientes; poder para convertirlos en rehenes por cuyo rescate habrán de pagar los mismos secuestrados, y poder para torcer las decisiones gubernamentales, aquí y en la China Popular (que diría Josep-Lluís Carod-Rovira).
El argumento del tamaño sirve tan sólo para someterse al aforismo de que el pez grande se come al chico, algo que la civilización ha tratado de ir contestando, a base de eso que se llaman políticas sociales, solidaridad, etc. La sociedad de los humanos ha ido considerándose más avanzada en la medida en que, tratando de apartarse del darwinismo del resto del mundo animal, ha ido aceptando que la obligación del grande es proteger al pequeño; que la obligación de los gobiernos es intermediar para que el grande coma lo que necesite sin tener que arrebatárselo al pequeño.
Justo al revés que en el mundo financiero, no en vano hemos dado en llamar "tiburones" a esos que sólo justifican la existencia en la depredación de los menos capaces. Obama dice ahora (ya sé que una cosa es predicar y otra dar trigo, pero peor sería que ni lo dijera, ¿no?) que está dispuesto a pelearse contra los lobbies de Wall Street: "Si estos tipos quieren pelea, es una pelea que estoy dispuesto a librar", se ha atrevido a decir en público Barak Hussein Obama.
Pero Feijóo no es obamiano ni obiamista y su preocupación por el tamaño es otra.
Pues que lo publicite en Teletienda, a ver cómo le va.

1 comentario:

rociolat dixo...

Ahora solo existen las "economias zombies" en el orden economico mundial.

y los bancos centrales siguen inyectando liquidez al sistema financiero "default", esperando quizas como ilusos que su esfuerzo cuantitativo de frutos.

Mientras las economias mas fuertes como Estados Unidos o Reino Unido sigan pretendiendo que la crisis no refleja un problema grave de insolvencia, y sigan escuchando los consejos de los banqueros, esos mismos que crearon la crisis, y ademas tratan de salvar su propia quiebra arrancandole al gasto publico su tajada y creando deuda publica e incrementando descaradamente los impuestos para evitar que el sistema financiero pierda lo que ha robado...mal podemos estar los que estamos por debajo de la piramide...

y llevas razon, el tamaño es una mierda, porque la solvencia la sacan de nuestros bolsillos, de nuestro papel moneda que tenemos las personas en nuestros ahorros en nuestro salario, en nuestro consumo..en fin en todo...

quieren que recuperemos confianza en el mercado los consumidores, con esa sensacion engañosa de riqueza, diciendonos que el mercado esta subiendo, pero omiten decir que si los activos de ellos suben, llega la inflacion, los desempleados ya se cuenta por decenas de millones en todo el mundo y recuperacion del empleo a la vista no se ve.

Todos esos "muertos vivientes económicos" son el resultado de la gradual inyección en la economía real de u$s 200 a 300 trillones en activos fantasmas.

tu post como siempre es magistral, y por ultimo aludiendo a Feijoo, como me dijo algunos dias atras un amigo mio con respecto a las similitudes entre Obama y zapatero:

"Hay una diferencia fundamental entre Zapatero y Obama. Obama es un hombre intelectualmente brillante y de una madurez emocional definitiva. Zapatero es un diletante, una mediocridad sin remision -y no llega ampararse bajo banderas progresistas. Lo unico que puede decirse en su favor es que probablemente Rajoy es peor."