IX ÉPOCA

16.3.10

Avaricia y estupidez, matan

Cuando la avaricia y la estupidez se juntan muere gente. La avaricia parece la única razón válida para que la Administración Pública haya optado por construir "vías rápidas" en las penínsulas de O Barbanza, O Salnés y O Morrazo. La estupidez se pone de manifiesto cuando se insiste en repetir las sinrazones como forma de resolver los problemas derivados de la avaricia.
En lo que va de año la "vía rápida" rebautizada como Corredor do Morrazo se ha cobrado ya cinco vidas en cuatro accidentes, todos ellos como resultado de colisiones frontales, para lo que se necesita que uno de los dos vehículos siniestrados en un accidente haya invadido el carril contrario.
Ya a los pocos meses de su precipitada inauguración para no perderse la foto, se certificaba la primera defunción en la carretera de O Morrazo. Y ya entonces insistíamos en que la política de "vías rápidas", además de cara para los ciudadanos aunque presumiblemente rentable (política y/o económicamente) para quienes la sostenían, era una apuesta por un desarrollo insostenible en la comunicación entre las dos orillas de las rías gallegas: destructora del territorio, responsable de un gasto innecesario, fomentadora del abuso en el consumo energético, contaminadora y únicamente remuneradora de las apetencias particulares, sea en la depredación industrial o en la actividad política.
Desde que el finado José Cuíña hizo su apuesta por pavimentar las penínsulas de las Rías Baixas, socapa de facilitar la comunicación entre ambas márgenes, se sabía que la apertura de nuevas vías, lejos de repartir el tráfico con la precedente, sólo serviría para aumentar la circulación de vehículos privados, para seguir apostando por una ocupación urbanística depredadora del medio ambiente y para satisfacer las gabelas de los contratos con la Administración Pública.
¿Cuál es el resultado de la apertura del Corredor do Morrazo? Además de su contribución a la industria funeraria, el CM ha servido para engrosar el negocio de la concesionaria de la Autopista (que no ha dejado de cobrar el peaje de Rande sino que ahora lo pagamos entre todos); para conseguir que en verano en lugar de un atasco haya dos; para disparar la especulación urbanística; para que se vuelva a agitar la imbecilidad esa de ampliar el puente, de hacer otro, de desdoblar el "corredor" y convertirlo en "autovía" (veremos si de peaje), y para dar la puntilla al transporte marítimo de pasajeros entre Vigo y O Morrazo, que se ve obligado a agarrarse a los rendimientos del transporte estacional a Cíes para no desaparecer.
¿Se podría interpretar que las obras en el muelle de Rodas forman parte de la vieja estrategia política de acabar con el transporte marítimo en la Ría? Porque hay que insistir en que los "rendimientos" (económicos y/o políticos) de las concesiones para abrir una vía terrestre parecen infinitamente superiores a los de usar la razón y potenciar el transporte de pasajeros por mar.
Y no se busquen más razones para explicar esta pertinaz apuesta por un desarrollo insostenible, porque no se van a encontrar respuestas razonables. Cuando se adjudicó la construcción de la "vía rápida" de O Morrazo, ya se sabía que resultaría insuficiente y ya se había planteado el desdoblamiento de las otras dos "Vías de la Muerte", en O Barbanza y O Salnés.
Pero algunos seguirán agitando las clásicas explicaciones sobre excesos de velocidad, conducciones temerarias, despistes, etc., aunque se sepa que todos los accidentes se han producido por las imprudencias provocadas por la propia "lentitud" de la "vía rápida": no hubo accidentes por salidas de la calzada, por ejemplo, sino por choques frontales.
Y es necesario decir que el tráfico entre Vigo y O Morrazo es, en un porcentaje elevadísimo, de vehículos particulares cuyos propietarios ganarían muchísimo (y todos los demás también) si pudiesen contar con un sistema intermodal de transporte de pasajeros y una comunicación más amplia entre las dos orillas.
Si no se frena, de una vez por todas, esta escalada de nuevas e innecesarias vías terrestres donde la razón señala que sean marítimas, seguiremos siendo cómplices de la avaricia y de la estupidez, más o menos a partes iguales. Y contribuiremos al destrozo de unos parajes difíciles de recuperar y a la pérdida económica derivada de hacer invivible un territorio privilegiado.

5 comentarios:

xos dixo...

Relacionado con iso, a eliminación da peaxe en Rande foi un erro tremendo. A estas alturas, non se debe promover o transporte privado (ademáis de que como dis, hai peaxe na sombra). Así se colapsa, e xa hai excusa para facer unha nova ponte.
Todo hai que dicilo, houbo unha gran mobilización social para a eliminación da peaxe, algo que non houbo para o transporte (agás ultimamente) marítimo. En parte, os movementos veciñais do Morrazo cometeron un erro nese campo.

Marcos Andion dixo...

Creo, Xos, que, efectivamente, cometieron un error, al creer que la eliminación del peaje era un triunfo, que lo fue sólo para Cuíña, Audasa y Caixanova. El primero obtuvo, si no más, un rédito político; la segunda, aumentar el tráfico por el control de Rande con cargo a los presupuestos de la Xunta, y la tercera porque, inicialmente, las tarjetas se libraban contra una cuenta en Caixanova.
Nunca hubo verdadera oposición en O Morrazo a la autovía, en un ejercicio de escasa anticipación al futuro; la oposición se limitó a tratar de modificar el trazado, porque hubo demasiados que esperaban un maná urbanístico para sus leiras, sin tener en cuenta que el desarrollo de O Morrazo está íntimamente ligado al teritorio y la naturaleza que sólo pueden potenciarse huyendo de las vías terrestres.
Si no se detiene la construcción del desdoblamiento del Corredor do Morrazo, ya adjudicado, las consecuencias serán el enriquecimiento de muy pocos y el empobrecimiento a medio y largo plazo de otros.
La expansión industrial que se auguraba con la apertura de vías terrestres ha demostrado ya lo falsa que resultó.
O Morrazo se enriquecerá en la medida que preserve su medio natural, potencie un turismo de calidad y demuestre cómo se puede gestionar un litoral plagado de preciosas playas sin recurrir al cemento empobrecedor.

imosqueira dixo...

A responsabilidade última da desfeita da vía rápida está, claramente, nos politicos que apostan por ese modelo de desenvolvemente baseado no transporte privado a grande velocidade. Pero no día a día non é malo lembrar a responsabilidade individual do conductor, tanto na decisión de uso de esas infraestructuras, como no xeito de comportarse na estrada. A grande maioría dos accidentes graves están relacionados con esceso de velocidade, adiantamentos en lugares ou momentos indebidos, e en xeral nunha falta de respecto absoluta polas normas de tráfico.

Os sinais de 100 km/h da via rápida son interpretados pola mairoía dos conductores como de velocidade recomendada, non máxima, e por algúns incluso como de velocidade mínima. Quen circule entre Rande e Vigo respectando os límites vera como o 90% dos conductores o adiantan.

Marcos Andion dixo...

Efectivamente, Imosqueira, también hay responsabilidad en los conductores, pero es fantástico que la única respuesta, a las únicas preguntas del entrevistador, de la responsable provincial de tráfico sea que hay conductores locos y que la señalización de la vía no le corresponde:

http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2010/03/18/arcenes-estrechos-corredor-o-morrazo-impiden-colocar-radares-controlar-velocidad/421378.html

Ni una sola referencia al hecho incontrovertible de que el "Corredor" aglutina a todos los conductores "lanzados", de que la frecuencia de los accidentes (sobre todo mortales) se haya incrementado con la nueva vía y que ésta política de vías terrestres es perversa en sí misma, frente al desahogo que supone la comunicación marítima. Y vuelve el entrevistador a hacerle el caldo gordo a la especulación, insistiendo sobre el desdoblamiento de una vía que nunca debió hacerse.
Claro que "busines are busines".
Fascinante.

imosqueira dixo...

Concordo, por suposto. Quería chamar a atención sobre o feito de que os primeiros en criticar os problemas de esta vía, son os que a fan máis insegura co seu comportamento.

A un nivel mais sociolóxico, habería que ver tamén a resonsabilidade da industria do automovel, especialmnete nesta ecuación xa habitual:

http://www.farodevigo.es/sucesos/2010/03/18/herido-grave-joven-24-anos-vigo/421436.html

Rapaz novo + carro de grande potencia + la carretera nacional es tuya.

Tamén resulta interesante ver como os reponsabeis políticos, que sempre lamentan a "dispersión de competencias" cando lles impide ter mando total en plaza, non dubidan en usar a excusa de que o veciño era quen debía encargarse do problema.

Saudos